Search

Objetivos del grupo

Grupo de Educación sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS (Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud).

Miembros del grupo

Cargando ...Cargando ...

Últimas entradas del blog

Toma de decisiones compartidas en prevención: la perspectiva del paciente 

13 de abril de 2021 

Para una mejor toma de decisiones compartidas (TDC) debemos tener en cuentas dos cosas: como se aplica por parte de los profesionales sanitarios y cuál es la actitud de los pacientes ante la toma de decisiones compartidas.

Con respecto a la actitud de los pacientes ante la toma de decisiones compartidas se ha publicado recientemente en FML (Revista de medicina de familia y atención primaria) un interesante artículo sobre el tema LA TOMA DE DECISIONES COMPARTIDAS DESDE LA PERSPECTIVA DEL PACIENTE.

Los autores han realizado un Trabajo Fin de Grado de Medicina en el que han preguntado a más de 300 pacientes, que acuden al centro de salud, su opinión sobre la TDC. Concretamente sobre quién debe tomar las decisiones en la consulta, si el/la médico/a de familia suele tener en cuenta la opinión del paciente, si el paciente prefiere que su médico/a tuviese en cuenta su opinión, cuáles podrían ser considerados los motivos más importantes por los que el/la médico/a no tiene siempre en cuenta su opinión, en qué situaciones y en qué tipo de patologías permite el profesional opinar a su paciente con mayor frecuencia, si el paciente percibe que su médico/a le anima a preguntarle las dudas que le surgen en la consulta, y si el paciente conoce herramientas que le ayuden a tomar decisiones y, en caso afirmativo, si las utiliza.



Los resultados nos dicen que solo el 39.2% de los pacientes considera que las decisiones se han de tomar de forma conjunta entre médico y paciente (TDC), y el 77% considera que su médico/a suele tener en cuenta su opinión. Al 83.7% le gustaría que su opinión se tuviese en cuenta. El motivo fundamental por el que los pacientes consideran que no siempre se tiene en cuenta su opinión es por su falta de conocimientos como paciente. Los profesionales permiten opinar a sus pacientes en mayor medida en cuanto a las opciones de tratamiento, más en el caso de patologías crónicas, y en función de la gravedad de la enfermedad (más en leves). No se ha analizado específicamente la TDC en actividades preventivas. El 67.3% de los pacientes considera que su médico/a sí suele animarle a preguntar las dudas.

Los autores concluyen que los pacientes se muestran todavía reticentes a la TDC, prefiriendo en su mayoría que tome las decisiones relacionadas con su salud solo el médico. No obstante, la mayor parte sí percibe que el/la médico/a tenga en cuenta su opinión y le anime a participar en la consulta. A pesar de ello, es necesario diseñar más estrategias para lograr involucrar más a los pacientes en el proceso de toma de decisiones.

El articulo refleja que son escasos los estudios basados en la toma de decisiones compartidas entre profesional y paciente, y menos sobre la perspectiva del paciente y en el campo de la prevención. La mayoría de los pacientes, tras una consulta concreta, desean poder dar su opinión a la/s propuesta/s de tratamiento que surgen, sin embargo perciben que sus médicos raramente les ofrecen estas oportunidades de participación (Las opiniones y percepciones de los pacientes sobre su participación en la toma de decisiones en las consultas de medicina de familia).

La puesta en práctica de la TDC tiene una importante justificación moral y ética, basada en el principio de autonomía del paciente. Además de un requisito para el desarrollo de las guías de práctica clínica según el artículo ¿Cuál es el valor de la perspectiva del paciente en el desarrollo de las guías de práctica clínica? Medscape

Paco Camarelles

.


Leer más

Webinar NOVEDADES en RECOMENDACIONES PREVENTIVAS PAPPS 2020 

08 de abril de 2021 

 

El próximo lunes 19 de abril, de 12h a 13h 40 vamos a hacer la presentación pública de la última actualización de las recomendaciones preventivas 2020 del Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud PAPPS de la semFYC. La vamos a realizar en el Ministerio de Sanidad, contando con la participación de Pilar Aparicio, Directora General Salud Publica Ministerio de Sanidad, y de nuestro presidente de semFYC Salvador Tranche.


Los coordinadores de los grupos de trabajo del PAPPS nos van a presentar en formato breve lo más importante de sus recomendaciones preventivas.

PONENTES:

• Grupo de Prevención de Enfermedades Infecciosas. Pablo Aldaz.

• Grupo prevención en la mujer. Alberto López Garcia-Franco.

• Europrev. Carlos Brotons.

• Grupo prevención mayor. Yolanda Herreros.

• Grupo prevención enfermedad cardiovascular. Domingo Orozco.

• Grupo prevención cáncer. Merce Marzo.

• Grupo de prevención salud Mental. Francisco Buitrago.

• Grupo educación sanitaria y promoción de la salud. Rodrigo Córdoba.

• Grupo prevención en infancia. Previnfad. José M. Mengual.

El Webinar lo podéis seguir en directo streamig en el siguiente ENLACE, (en construcción, se activará en breve) donde estará alojado el PROGRAMA y el video. 

OS ESPERAMOS

Paco Camarelles. 

Leer más

Recomendaciones para el abordaje de la Fragilidad en situación de crisis sanitaria por la COVID-19 

05 de abril de 2021 

El Ministerio de Sanidad ha publicado recientemente el documento Recomendaciones para el abordaje de la Fragilidad en situación de crisis sanitaria por la COVID-19, aprobado por la Comisión de Salud Pública el pasado 25 de marzo, en el que ha participado el PAPPS de semFYC.

Su objetivo es la adaptación de las recomendaciones del “Documento de consenso sobre prevención de fragilidad y caídas en la persona mayor a la situación actual de crisis sanitaria generada por la COVID-19. Destacando el cribado en Atención Primaria, como elemento clave de la intervención. Además, se pretende facilitar alternativas cuando no es posible la presencialidad, reforzando el apoyo en los recursos de la comunidad con posterior derivación al sistema sanitario.


La fragilidad es un estado previo a la discapacidad, relacionado con la edad, que conlleva una mayor vulnerabilidad y aumenta el riesgo de resultados sanitarios adversos, tiene una mayor prevalencia con la edad y se puede prevenir, detectar y revertir. En relación a la COVID-19 la fragilidad se ha evidenciado como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad grave y fallecimiento. La COVID-19 es una enfermedad fragilizante, no solo por sus efectos propios, sino también por las medidas de control de restricción de la movilidad que se han tenido que implementar que han producido un deterioro de la capacidad funcional de las personas mayores. Además, la fragilidad y otros síndromes geriátricos pueden ser síntomas de presentación de la COVID-19.

La propuesta de intervención implica realizar el cribado de fragilidad en personas mayores de 70 años  que llegan a la consulta de Atención Primaria (oportunista), y de forma proactiva, identificando a la población susceptible de cribado y contactando con ella.

El cribado se debe realizar principalmente en Atención Primaria, pero también se puede contar con el apoyo de otros recursos de la comunidad en coordinación con el sistema sanitario.  Se recomienda el cribado presencial con pruebas de ejecución cuando no sea posible se puede realizar cribado no presencial:

o   con pruebas de ejecución con la colaboración de una persona cuidadora o familiar,

o   o con escalas como FRAIL.

FRAIL también es la herramienta de cribado recomendada para el cribado en el entorno comunitario.

·      En aquellas personas clasificadas como no frágiles se debe realizar consejo integral en estilos de vida, particularmente en promoción de actividad física.

·     En las personas clasificadas como frágiles se propone llevar a cabo una valoración geriátrica integral, preferentemente en Atención Primaria con derivación a atención especializada si es necesario. Se elaborará un plan de cuidados junto a la persona mayor y familia/persona cuidadora cuando y se propondrá una intervención personalizada apoyada en los recursos de la comunidad y basada en:

o   Ejercicio físico multicomponente.

o   Nutrición,

o   Seguimiento de multimorbilidad y polifarmacia,

o   Bienestar emocional.

Además, en todas las personas mayores se debe evaluar el riesgo de caídas, estado vacunal (incluida vacunación contra la COVID-19) y promoción de autocuidado.

Soledad Justo Gil. Área de Prevención del Ministerio de Sanidad. Grupo educación sanitaria y promoción de la salud del PAPPS.


 Os recordamos la Herramienta VALINTAN

Valoración de la SALUD Global de la persona mayor con la nueva herramienta VALINTAN


Leer más

Toma de decisiones compartidas en prevención: cómo la aplican los profesionales sanitarios.  

29 de marzo de 2021 


Cuando se trata de tomar decisiones compartidas en prevención, es crucial que la conversación entre médicos y pacientes sea lo más honesta posible, y que ambas partes se den cuenta de que están involucradas en un pensamiento, un sentimiento y una discusión sobre una situación que tendrá consecuencias en ambos lados. Para ello es importante tener en cuenta la metodología de cómo hacerlo. VER ¡Practica SHARE! El arte de compartir decisiones en el encuentro clínico.

Para una mejor toma de decisiones compartidas debemos tener en cuentas dos cosas: como se aplica por parte de los profesionales sanitarios y cuál es la actitud de los pacientes ante la toma de decisiones compartidas.

Con respecto a la fidelidad en aplicar la metodología y el espíritu de la toma de decisiones compartidas, un artículo de JAMA nos da algunas pistas en Evaluating Shared Decision Making for Lung Cancer Screening. Este estudio pretende analizar la calidad de la toma de decisiones compartida TDC recomendada por las guías sobre la detección del cáncer de pulmón en la práctica clínica. En USA, la USPSTF recomienda el cribado anual del cáncer de pulmón con tomografía computarizada de dosis baja en adultos de 50 a 80 años que tienen un historial de tabaquismo de 20 paquetes por año y que actualmente fuman o han dejado de fumar en los últimos 15 años (recomendación Grado B). Los exámenes de detección deben suspenderse una vez que la persona no ha fumado durante 15 años o desarrolla un problema de salud que limita sustancialmente la esperanza de vida o la capacidad o voluntad de someterse a una cirugía pulmonar curativa. Sin embargo, aunque el cribado del cáncer de pulmón puede reducir las posibilidades de muerte por el mismo, también causa daños. Por ejemplo, debido a que la mayoría de los nódulos pulmonares detectados por cribado son benignos, muchas personas que completan el cribado se someten a procedimientos de seguimiento, algunos de los cuales son invasivos, que no detectan cáncer. Además, el cribado puede llevar al diagnóstico y tratamiento de cánceres que podrían no haber afectado al individuo en su vida (sobrediagnóstico), con el consiguiente daño físico, psicológico y económico. Para facilitar la necesaria toma de decisiones compartidas la USPSTF ha publicado información especifica para los pacientes.



El articulo de JAMA se trata de un análisis cualitativo de 14 encuentros clínicos ambulatorios grabados y transcritos. La calidad de la toma de decisiones compartida sobre la detección del cáncer de pulmón fue deficiente, según la calificación de 2 observadores independientes utilizando una escala de toma de decisiones compartida validada Observing Patient Involvement in Decision Making (OPTION). Los daños potenciales del cribado no se explicaron adecuadamente y no se utilizaron ayudas para la toma de decisiones. Además, el tiempo empleado en la toma de decisiones compartidas no seguía las directrices ni se consideró adecuado, Los autores concluyen que, a pesar de las recomendaciones, la toma de decisiones compartida para la detección del cáncer de pulmón en la práctica clínica puede estar lejos de lo que pretenden las directrices.

En el apartado de Discusión, los autores nos dicen que, en revisiones sistemáticas de estudios sobre toma de decisiones compartidas, esta se aplica de forma muy pobre (puntuación de 23 sobre 100 en escala OPTION). Apuntan a dos factores relacionados con esta pobre implementación. El primer factor es la duración del encuentro clínico. Este hallazgo no es sorprendente porque explicar la necesidad, enumerar las opciones, explicar los pros y los contras, verificar la comprensión y luego integrar las preferencias en una decisión compartida requiere tiempo. Un segundo factor asociado con puntuaciones de OPTION más altas fueron el uso de ayudas para la toma de decisiones y/o formación de los médicos. Las ayudas para la toma de decisiones entregadas antes de un encuentro entre el paciente y el médico podrían ayudar a abordar las limitaciones de tiempo del médico, aunque el uso de ayudas en la práctica es poco común. 

Ya muchos médicos de familia conocemos a pacientes nuestros a los que se les ha captado para cribado de cáncer de pulmón en unidades hospitalarias específicas. Que menos que exigirles y exigirnos seguir lo más fielmente la metodología de la TDC, y que estén disponibles ayudas para esta.

Paco Camarelles

 


Leer más
Copyright (c) 2021 SoMaMFyC - Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria Aviso legal Política de privacidad
Back To Top