Search
La SociedadNoticias

Nota de Prensa -Satisfacción usuarios- 

25 de marzo de 2011

 

La caída del 4% de la satisfacción de los ciudadanos con Atención Primaria en los últimos dos años pone de manifiesto lo equivocado de las actuaciones de la Consejería de Sanidad madrileña en la legislatura actual
 
  • La satisfacción rompe su racha ascendente hasta 2008 y obtiene los peores resultados de la sanidad transferida en la Comunidad de Madrid.
  • El retroceso en el porcentaje dedicado al primer nivel, la congelación de recursos humanos y la deriva en la planificación política son las causas.  
La presentación en días pasados de la “Evaluación de Satisfacción de los Usuarios de los Servicios de Asistencia Sanitaria Pública de la Comunidad de Madrid. Año 2010” por parte de la Consejería de Sanidad pone de manifiesto la alta valoración que los ciudadanos de la comunidad tienen de sus servicios sanitarios, lo cual es un motivo de orgullo para todos los profesionales que prestan sus servicios.
 
La satisfacción global en Atención Primaria es de un 84% frente a solo un 3% de ciudadanos insatisfechos. También se obtienen notas similares en la evaluación de la amabilidad y eficacia de los profesionales y en el número de pacientes que recomendarían su Centro de Salud, e incluso en la calidad de las instalaciones. Llama la atención el descontento con los plazos para conseguir cita y más aun para acceder a la consulta del médico de familia y pediatra.
 
Sin embargo, en un sistema que busca la excelencia, basta comparar las cifras con las encuestas de los años anteriores para comprobar el brusco retroceso que se está produciendo en Atención Primaria. Mientras que la satisfacción global era en los años 2004, 2006 y 2008 del 86%, 87% y 88% respectivamente, en 2009 descendía al 86% y este 2010 cae al 84%, el peor resultado desde las transferencias sanitarias. La misma evolución sufren los otros indicadores recogidos, disminución de la satisfacción con la amabilidad y eficacia de los profesionales y en las demoras para la atención frente a los datos previos.
 
Estos datos concuerdan con los publicados por el Ministerio de Sanidad en sus series anuales hasta 2009 (pendiente la de 2010) en la que se pone de manifiesto el estancamiento de la Atención Primaria madrileña frente a la mejora global intercomunitaria. También llama la atención hospitalaria que por primera vez la satisfacción con los hospitales, el 86,5%, supera a la satisfacción con atención primaria.
 
Para la SoMaMFyC este desplome de Atención Primaria en la Evaluación de Satisfacción de los últimos dos años se corresponde con la política que ha seguido la Consejería en esta última legislatura. Por una parte unos presupuestos restrictivos que dedican un porcentaje cada vez menor al primer nivel, tendencia que se mantiene en los presupuestos del 2011 que dedican el 10,08 frente al 10,88 de 2009 una vez descontado el gasto farmacéutico en ambos casos.
 
Además, el incumplimiento del Plan de Mejora de AP 2006-2009 dejó sin completar la plantilla de médicos de familia con un déficit aproximado de unos 500 profesionales, todo ello a pesar de ser aprobado por unanimidad en la Asamblea de Madrid. Puesto que la Comunidad de Madrid ha reconocido un aumento de la población de más de un millón de personas en los últimos años, es sencillo de explicar el descontento con los tiempos de espera, fruto de la masificación de las consultas.
 
Por último, desde el final de la anterior legislatura se han sucedido planes para Atención Primaria. Desde las 16 Áreas Sanitarias Integradas del Consejero Lamela, pasando por la mezcla de Equipos Autogestionados con Gerencias Únicas tipo Alzira propuesta al inicio de esta legislatura, hasta llegar a la parálisis que ha supuesto el diseño y entrada en vigor del Área Única, ha sumido en el desconcierto al conjunto de los profesionales de la atención primaria madrileña.
 
Por todo ello, pedimos reiteradamente a la Consejería de Sanidad y a las fuerzas políticas, que sean conscientes del daño que se está causando al primer nivel asistencial, estrangulado en lo económico y desarticulado en su organización. Sin una Atención Primaria de calidad, que permiten resolver la mayor parte de los problemas de salud con un coste mínimo, nuestro sistema es insostenible. Es necesario que la próxima legislatura se centre en conseguir que Atención Primaria reciba el impulso presupuestario que precisa y, sobre todo, que se apueste por la participación de los profesionales en un modelo de gestión clínica que basa en la calidad e implicación de los profesionales su demostrada capacidad para dar respuesta a los problemas de salud de la población.
 
 
 
 
 

 

Categorías: Noticias
Back To Top